Menu

Efecto Dominó Misionero

Luis rojas edit1 big thumb Luis rojas edit1 small thumb

Luis Rojas y su familia enfrentaron mucha adversidad tras la muerte de su padre, sufriendo necesidad y dificultades. Fue durante estos momentos difíciles que un vecino se acercó a ellos y les compartió el mensaje del amor de Jesús, introduciendo a sus vidas esperanza y una visión de un mejor futuro. Desde ese entonces una necesidad ardiente de compartir el amor de Dios comenzó a crecer en el corazón de Rojas. Él quería traer esperanza a las vidas de otros tal como entró a la suya.

A los 16 años, Rojas se matriculó en la Institución Educativa Adventista del Llano, conocido como Instival, en Los Llanos, Colombia. Escogió este instituto porque permite que los estudiantes trabajen en el campus escolar y así paguen su colegiatura. Además de poder pagar por su educación, Instival enseña cómo dar estudios bíblicos y compartir el amor de Dios con la gente. La pasión que Rojas tenía en su corazón de compartir a Jesús con otros era evidente en todos los aspectos de su vida. 

Durante ese tiempo un misionero del estado de Washington, en los Estados Unidos, viajó a Colombia para ir a servir a Dios en Instival. Rojas y este misionero trabajaron juntos en el taller de soldadura y mecánica y compartieron muchas experiencias memorables a través del trabajo. Al trabajar con el misionero, Rojas pudo aprender más acerca de la confianza en Dios, la puntualidad, y el valor del trabajo. Rojas compartió su historia, dificultades y sueños, derrotando las barreras del idioma y formando un estrecho vínculo de confianza. Tocado por el testimonio de Rojas e inspirado por Dios, el misionero animo a Rojas a continuar su educación y sacar adelante su sueños.

Rojas terminó sus años de educación media y se le presentó una increíble oportunidad. El misionero le comentó a Rojas sobre una posición disponible en Eden Valley Wellness Institute en Loveland, Colorado que le enseñaría a servir a otras a través del ministerio de la salud. El misionero fue instrumental en hacer realidad esa oportunidad. Poco sabía el misionero que esta simple conexión fue sólo el principio de una serie de puertas que se irían abriendo para poder proveer a un joven con un pasado difícil la posibilidad de acceder una formación superior e impactar la vida de muchas personas en el trayecto. 

En Colorado, Rojas aprendió a servir a los demás a través de la medicina natural y el mensaje pro salud. También sirvió como pastor laico en algunas Iglesias Adventistas del Séptimo Día en las ciudades de Greeley y Loveland en Colorado. Fue invitado a participar en las campañas evangelísticas de Kenneth Cox en El Paso, Texas y en Tulsa, Oklahoma como traductor y único obrero bíblico de habla hispana. Desde ese entonces Rojas no ha parado de compartir el evangelio, alcanzando a miles de personas y trayendolas a los pies de Jesús.

Después de trabajar con Cox, Rojas se embarcó en una jornada misionera hacia la selva del Amazonas en Venezuela por un año. Su ministerio luego lo llevó a Chile, donde continuó su educación teológica y en 1996 se graduó de la Universidad Adventista de Chile. 

Rojas continuó su ministerio sirviendo como evangelista de la Unión Ecuatoriana por unos años. Luego sirvió como director de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) en Ecuador, El Ministerio de Rojas lo ha llevado a trabajar en siete países, pastoreando cerca de 40 iglesias y congregaciones, de las cuales 16 han sido en Texas, donde actualmente continúa su ministerio. 

Rojas le da todo el crédito, honra y gloria a Dios por haber puesto a las personas adecuadas en su camino para animarlo y dirigirlo en lograr su propósito como ministro y misionero. “Cuando estás en contacto con un joven no sabes de qué manera podrás impactar su vida”, dice Rojas. Para él, fue una conexión que cambió su vida para siempre. Al reflexionar en su vida, Rojas dice que está “atónito de todas las cosas que Dios me ha permitido hacer y de las maneras en las que me ha usado en su obra”.

“Trabajar con la comunidad es mi alegría”, dice Rojas, “y ayudarles a captar la visión que Dios tiene para ellos me da vida”.

-------------------------

Darling Michelle Rojas es escritora y se graduó de La Sierra University en California. Vive en Dallas, Texas. Luis Rojas es pastor de las Iglesias Hispanas Adventistas del Séptimo Día de Houston Aleif y Houston Love. Vive con su esposa, Luz, en Houston, Texas. Tienen tres hijas, Mavis, Lizned y Darling Michelle. 

More Stories

Send this article to a friend

Flip Through the Record

Reader Survey and Resources

View our Constituency Report

Social Media